̶ Oye T.T., ¿en tu pueblo las montañas caminan solas?

̶ No Esparragús, son tus chichones proyectados en la pared.

̶  ¡Mis chichones no se van a ningún sitio!

̶ Vale Esparragús, son montañas bidimensionales que han tomado muchos rayos UVA.

̶ Sí, eso me parecía.

̶  ¿Y esto qué es?

̶ Un ascensor que sube y baja.

̶  ¿Para qué?

̶ Para subir y bajar. Por favor, intenta no entenderlo todo porque es mejor experimentarlo. Ahí es donde entiendes muchas cosas sin tanto parloteo.

Una vez en casa de T.T., Esparragús fue paseando por las diferentes habitaciones y, cuando llegó al cuarto de baño…

 ̶ Oye T.T., este chisme con un agujero lleno de agua, ¿para qué sirve?

̶ Para mis necesidades orgánicas.

Esparragús llorando desconsolado…

̶  ¿Pero y ahora qué te pasa vegetal bipolar?

̶ Estoy emocionado porque finalmente no vas a tener más necesidades orgánicas. Soy todo lo que necesita cualquier mujer…Oye, ¿por qué te estás pareciendo cada vez más a un pimiento rojo sin rabo?

̶ Mira Esparragús, voy a dejar de hablarte porque me pones…

̶ Sí, lo sé, a todo el mundo le pongo…

̶  ¡A la ducha porque así no te quedas conmigo!

̶ En ese sitio no me meto yo ni loco. También tiene un agujero en el suelo y yo no soy como el resto de necesidades orgánicas.

Dos minutos después…

̶ T.T., ¿dónde vamos?

̶ A resolver tu tema de agujeros porque en casa no te quedas sin haber sido desinfectado a fondo.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *